Una diócesis comprometida con la Nueva Evangelización


Mons. Jorge Solórzano

Managua, Nicaragua. Enero de 2004.

... Formando a los evangelizadores del Año Misionero 2003 y de cara a la consolidación de las Escuelas parroquiales.

Hace unos seis o siete años, cuando yo era Vicario de Pastoral de nuestra Arquidiócesis de Managua, tenía como objetivo desarrollar un trabajo de evangelización con gran impacto. Para iniciar dicha tarea, convoqué a todos los movimientos de laicos que tenían mucha experiencia en evangelización. A pesar de varios intentos no llegamos a concretar nada. No obsatante, en el fondo de mi corazón estaba seguro que algún día El Señor nos iba a ayudar a realizar esta misión.

En Enero del año 2000, siendo Obispo Auxiliar, conocí la experiencia de las Escuelas de Evangelización San Andrés, de Guadalajara, a través del padre Alberto Villotti, sacerdote Comboniamo, misionero en Casares, un pequeño pueblo de nuestro pais. Inmediatamente hice contacto con la Escuela San Andrés y empezamos esta gran aventura evangelizadora. En el año 2001, iniciamos con el curso "Nueva Vida" y "Pablo", porque teníamos la necesidad de preparar a los evangelizadores de cara al año Misionero 2003, a celebrarse en todo Centroamérica. Nuestro principal reto era formar a los misioneros que de casa irían a llevar la palabra de Dios a cada rincón de nuestra Arquidiócesis. Para ello se elaboró un plan con la metodología y el contenido de la Escuela San Andrés adaptado a nuestra realidad, por una comisión nombrada por el Arzobispo Cardenal Miguel Obando y Bravo.

Esta experiencia fue maravillosa, puesto que para alcanzar nuestro objetivo nos basamos en la estrategia de "Formar Formadores" utilizada por Pablo: Los frutos fueron sorprendentes, puesto que nuestra meta inicial era formar 8,500 misioneros y llegamos a 22,000.

El resultado se logró gracias a la estrategia de trabajar con el factor multiplicador. Iniciamos transmitiendo esta visión al equipo Arquidiocesano, éste a su vez lo transmitió a cinco equipos zonales que de manera simultánea impartieron los cursos a los equipos de sus Parroquias Escuelas (20 en total) las cuales a su vez capacitaron a los equipos de las 103 parroquias de la Arquidiócesis. Posteriormente cada una de ellas formó de manera directa a sus evangelizadores que llevaron La Palabra de Dios de casa en casa.

Concientes del mandato que el Señor nos ha dado de "Id a Evangelizar" estamos caminando hacia una misión permanente. A partir de Octubre de 2003, con ayuda de Escuela San Andrés, hemos ampliado nuestra visión hacia llegar a tener una escuela de evangelización en cada parroquia de nuestra Arquidiócesis. Una nueva estrategia fue elaborada y aprobada por nuestras autoridades eclesiásticas para empezar a trabajar hombro a hombro obispos, sacerdotes y laicos a partir de enero de 2004.

Es importante que la palabra corra, pero que corra velozmente,

¡Ay de mí si no evangelizara!

Mons. Jorge Solórzano Pérez.
Obispo Auxiliar y Vicario General
Arquidiócesis de Managua